Publicado por D.E.M.A. ● 5 agosto, 2020

¿Esguince o desgarro muscular? Conocé las diferencias

Los esguinces y desgarros afectan a diferentes partes del cuerpo. Descubrí el tratamiento habitual para cada caso.


Los esguinces y desgarros son dos lesiones muy frecuentes entre deportistas, pero también pueden afectar a cualquier persona que realice actividad física.

El esguince afecta los ligamentos

Un esguince es una lesión en el ligamento, frecuentemente a causa de una torcedura. El ligamento es el tejido que conecta los huesos en las articulaciones, y cuando se esguinza uno o más ligamentos se estiran provocando dolor, inflamación y una limitación en los movimientos. En los esguinces severos es habitual que aparezca también un moretón en la zona.

El tobillo es una de las partes del cuerpo en la que más ocurre; otras partes afectadas suelen ser la rodilla y la muñeca, sobre todo después de una caída fuerte sobre la mano. Algunos deportes como el esquí, el judo, el básquetbol y el vóley pueden, asimismo, aumentar el riesgo de sufrir un esguince en el dedo pulgar.

El desgarro afecta el músculo o tendón

Un desgarro muscular, por su parte, es una lesión en un músculo o un tendón (el tejido que conecta el músculo al hueso). Cuando hay desgarro, el músculo o tendón se estira o se rompe, ocasionando dolor, calambres, espasmos musculares, e inflamación. El movimiento también se ve limitado.

Los desgarros son frecuentes en la parte baja de la espalda y los tendones isquiotibiales, detrás del muslo. Algunos deportes como el fútbol, el rugby y el hockey pueden aumentar el riesgo de sufrir un desgarro muscular en la espalda o las piernas, mientras que la gimnasia, el tenis o el golf aumentan el riesgo de desgarro en las manos y los brazos.

¿Cómo se tratan?

El tratamiento para el esguince y el desgarro es similar. En ambos casos, el médico puede recomendar reducir la inflamación y el dolor durante los primeros dos días

  • manteniendo la zona en reposo;
  • aplicando frío sobre la lesión durante no más de 20 minutos, varias veces al día;
  • comprimiendo la lesión con vendas o férulas especiales;
  • y elevando la zona afectada.

Luego, puede ser necesaria la fisioterapia para ejercitar lentamente la zona, recuperar tono muscular, y prevenir la rigidez.

Es importante no apurarse por retomar las actividades normales, sobre todo las deportivas, ya que un ligamento, músculo o tendón lesionado es más susceptible de volver a lesionarse si se lo fuerza demasiado.

5 soluciones que pueden ayudarte a transitar un esguince o desgarro

Para contener la zona afectada por un esguince o un desgarro muscular puede ser recomendable el uso de tobilleras, muñequeras o fajas, dependiendo del caso y su gravedad. La variedad de soluciones es amplia, pero a continuación mencionamos 5 ejemplos.

Tobillera con doble ajuste en ocho (T049)

La tobillera con doble ajuste brinda a la articulación estabilidad y contención ligamentaria. Su calor terapéutico tiene efectos antiinflamatorios, ideal para la recuperación de esguinces, torceduras, y distensiones. Confeccionada en neoprene de cuatro milímetros de espeso y banda de sujeción. Puede utilizarse en ambos tobillos de manera habitual y durante la práctica deportiva.

PLUS: Tobillera frio o calor (TFC). Diseñada en neoprene térmico, incluye un gel frio o calor adaptable según la necesidad de uso. Facilita la aplicación terapéutica, brindando comodidad en su uso para lograr una pronta recuperación.

Inmovilizador de pierna acolchado largo (R075)

Contribuye a lograr una correcta y cómoda recuperación de lesiones que requieran inmovilización en la pierna. Se utiliza para rehabilitar esguinces, distensiones y fracturas, o en post operatorios, y está confeccionado en tela de brin acolchada, por lo que es muy cómoda.

Faja lumbar ballenada reforzada (F039)

La faja lumbar reforzada es ideal para aliviar lumbalgias, hernias, artrosis, malestares posturales, contracturas y desgarros musculares en la parte baja de la espalda. Está confeccionada en elástico resistente con doble cierre en abrojo, y proporciona una gran estabilidad a la región lumbar.

Muñequera boomerang de neoprene (M007)

La muñequera boomerang ayuda a aliviar distintos tipos de dolencias como esguinces leves, tendinitis, artritis, artrosis, túnel carpiano, torceduras, y rizartrosis del pulgar. También es ideal para prácticas deportivas que exigen la articulación de la muñeca.

Hombrera térmica (H029U)

Confeccionada en neoprene térmico de 4 milímetros de espesor, la hombrera brinda contención y estabilidad a los movimientos del hombro.

En todos los casos, tu médico puede decirte qué tipo de contención utilizar y durante cuánto tiempo. No dejes de consultarle si experimentás dolor o los síntomas no mejoran luego de las primeras 48 horas.

Si necesitás adquirir cualquiera de estos productos utilizá nuestro mapa debajo para encontrar un punto de venta cercano a tu ubicación.

Nueva llamada a la acción

Los contenidos de este sitio no constituyen opinión médica, ni reemplazan una consulta con un profesional de la salud. Ante cualquier duda, póngase en contacto con su médico.

 

Etiquetas: esguinces, muñequeras, Fajas lumbares, Tobilleras, desgarro muscular, Hombrera