Publicado por D.E.M.A. ● 26 noviembre, 2019

Soluciones prácticas para recuperarte de un esguince de tobillo

Reposo, estiramientos suaves y el uso de una contención pueden ayudarte a alcanzar una pronta recuperación.

Esguince de tobillo(1)

Los esguinces de tobillo se producen al doblar, torcer o girar de manera atípica el tobillo. Ese movimiento puede, en ocasiones, forzar los ligamentos que mantienen unidos los huesos del tobillo más allá de su rango normal de estiramiento, desgarrándolos y provocando dolor, inestabilidad e inflamación.

El esguince de tobillo es muy frecuente en deportes como danza, rugby, tenis, básquet, vóley y hockey. También en el fútbol, donde de hecho se la considera la causa más habitual de lesiones. Los expertos recomienden fortalecer los músculos de las pantorrillas para reducir el riesgo de sufrirla y ofrecer mayor estabilidad.

¿Cuál es el tratamiento habitual de un esguince de tobillo?

El tratamiento del esguince de tobillo varía según la gravedad de la lesión.

Existen tres grados de gravedad:

  • En los esguinces de primer grado, los ligamentos solamente se estiran. Se trata de lesiones leves que pueden mejorar con reposo, estiramientos suaves, y el uso de tobilleras.

  • En los esguinces de segundo grado, hay un desgarro parcial de los ligamentos. En este caso, es probable que sea necesario utilizar una férula o un yeso hasta que los tejidos estén recuperados, tras lo cual se suele recomendar sesiones de magnetoterapia y fisioterapia.

  • En los esguinces de tercer grado, los ligamentos están totalmente desgarrados. En estos casos puede ser necesaria una cirugía para reparar los músculos.

Todos los tratamientos para esta lesión buscan reducir el dolor y la inflamación, facilitar la recuperación del ligamento y restaurar el funcionamiento normal de la articulación.

El método R.I.C.E. puede ser útil como medida de primeros auxilios y durante los dos o tres días posteriores a la lesión.

Prevención y cuidados diarios

Existen algunas acciones y cuidados que se pueden seguir para bajar el riesgo de esguinzarse el tobillo. Los más importantes son:

  • Realizar ejercicios de precalentamiento antes de hacer actividad física.

  • Tener cuidado al caminar, correr o trabajar sobre superficies irregulares.

  • Utilizar una contención al realizar actividad física cuando ya se ha sufrido un esguince, como una tobillera.

  • Usar calzado adecuado para la actividad, y que esté en condiciones.

  • Minimizar el uso de zapatos de taco alto.

  • Mantener una buena fuerza y flexibilidad muscular en ambas piernas.

  • Practicar entrenamiento de estabilidad, o ejercicios de equilibrio.

Elegí tobilleras de máxima calidad

Las tobilleras con doble ajuste D.E.M.A.(código T049, nivel de contención I) brindan a la articulación mayor estabilidad y seguridad. Su calor terapéutico tiene efectos antiinflamatorios, por lo que son ideales para la recuperación de esguinces, torceduras, o distensiones.

¿Qué ventajas tienen?

  • Están confeccionadas en neoprene de cuatro milímetros de espesor.

  • Poseen una banda elástica regulable de doble ajuste para mayor estabilidad.

  • Están indicadas para uso habitual y deportivo.

También existen otras contenciones que se ajustan idealmente a cada recuperación:

  • La tobillera con varillas flexibles (T054, nivel de contención II) incluye cuatro barras laterales para acompañar a los movimientos del tobillo, brindándole mayor estabilidad. Es de uso deportivo y habitual.

  • La tobillera con varillas rígidas (T053, nivel de contención III) posee dos barras de aluminio laterales, ofreciendo una semi-inmovilización al tobillo. Es de uso habitual.

  • El inmovilizador acordonado (código T055, nivel de contención IV) es óptimo para otorgar mayor inmovilidad al tobillo y conseguir una pronta mejoría. Es cómodo y práctico en su colocación.

Para adquirir cualquiera de estas contenciones, buscá un distribuidor cercano a tu ubicación a través de nuestro mapa de ortopedias. Hacé click en el botón debajo para verlo.

¿Dónde conseguir mi tobillera D.E.M.A.?

Los contenidos de este sitio no constituyen opinión médica, ni reemplazan una consulta con un profesional de la salud. Ante cualquier duda, póngase en contacto con su médico.

Etiquetas: Superar dolencias, Esguince de tobillo, Tobilleras