Publicado por D.E.M.A. ● 19 septiembre, 2019

Aprendé el método eficiente R.I.C.E. para superar lesiones

Desarrollado en 1978, el enfoque R.I.C.E. sigue siendo muy utilizado como tratamiento inicial para la recuperación de lesiones.

Método R.I.C.E.

Las lesiones deportivas, de actividades habituales o accidentes son más comunes de lo que uno quisiera. Afortunadamente, existe una manera efectiva de aliviar los síntomas y ayudar a la curación: el método R.I.C.E.

R.I.C.E es un acrónimo para Rest, Ice, Compression & Elevation (en español, Reposo; Hielo; Compresión; y Elevación), un enfoque desarrollado por el doctor en medicina deportiva Gabe Mirkin en su obra Sportsmedicine (1978).

El método R.I.C.E. es considerado un abordaje de primeros auxilios para lesiones deportivas, cuyo objetivo principal es reducir las molestias y ayudar a la recuperación. Cada punto del método puede aplicarse en distintos momentos según la lesión, siguiendo los detalles que describimos a continuación:

Reposo

El reposo es fundamental para permitir que el cuerpo se recupere. En el caso de un lesión, esto significa utilizar lo menos posible la región afectada, valiéndose si es necesario de contenciones como cabestrillos, férulas, soporte gradual o muletas, para ayudar a mantener inmovilizada la zona. El reposo total es altamente recomendado durante las primeras 24/48 horas.

Hielo

El frío es de gran ayuda para bajar la inflamación y aliviar el dolor. Se puede aplicar utilizando un gel pack - junto a la bolsa portagel para mayor comodidad- o hielo envuelto en una toalla delgada. Debe suministrarse durante no más de veinte minutos cada hora, ya que un exceso de frío en la zona puede dañar la superficie de la piel.

Compresión

Poner presión sobre una lesión es importante para evitar mayor inflamación. Usualmente se utilizan vendas elásticas o soportes que además de comprimir, contienen y brindan mayor seguridad la zona.

Elevación

Elevar la parte del cuerpo lesionada ayuda a desinflamar la zona. Lo ideal es elevarla por encima del nivel del corazón, colocando almohadas o soportes que ayuden a mantener estable la posición mientras se está acostado.

Algunas lesiones que pueden abordarse con el método R.I.C.E. son:

  • Esguince de tobillo.
  • Rotura de meniscos.
  • Distensión de ligamentos.
  • Desgarro en el tendón de aquiles.

En todos los casos, el enfoque funciona como primeros auxilios y no reemplaza un tratamiento completo.

Para lograr un reposo adecuado

La inmovilización es un tratamiento habitual en la recuperación de lesiones. D.E.M.A. desarrolla diferentes soluciones para ayudar a contener la zona afectada, como cabestrillos, férulas o soportes graduales e inmovilizadores de piernas. En el catálogo podés encontrar información sobre cada una de ellas, ideadas para superar cada lesión.

Nuestros productos pueden conseguirse a través de los distribuidores oficiales en todo el país. Buscá en el mapa un distribuidor cercano a tu ubicación y ponete en contacto a través del enlace debajo.

¿Dónde conseguir los productos D.E.M.A.?

Los contenidos de este sitio no constituyen opinión médica, ni reemplazan una consulta con un profesional de la salud. Ante cualquier duda, póngase en contacto con su médico.

Etiquetas: Vida deportiva, Superar dolencias, Método R.I.C.E.