Publicado por D.E.M.A. ● 10 octubre, 2019

Cómo contribuyen las vendas en el tratamiento de várices

Las venas varicosas son un problema habitual para muchas personas. Descubrí cuándo y por qué utilizar vendas para tratarlas.

Tratamiento de várices

Las várices son venas hinchadas y ligeramente retorcidas que pueden verse a simple vista en la piel. En los casos leves no suelen provocar síntomas o complicaciones, y algunas personas buscan eliminarlas por motivos estéticos, sobre todo porque aparecen con más frecuencia en una parte del cuerpo que habitualmente queda a la vista: las piernas.

Pero, ¿por qué se producen?

Las venas poseen unas válvulas que trabajan para que la sangre fluya sin problemas hacia el corazón. Cuando esas válvulas se deterioran o lesionan, el flujo sanguíneo puede entorpecerse, provocando la acumulación de sangre en algunas zonas. Esta acumulación provoca la hinchazón en las venas característica de las várices.

Tener várices es muy común, sobre todo en mujeres mayores y personas que tengan antecedentes en su familia. También existen otros factores que las producen como el embarazo, el sobrepeso o la obesidad, y la falta de movimiento.

Aunque no sea lo más habitual, a veces pueden provocar dolor, coágulos de sangre o úlceras de la piel. Por eso, lo mejor es prevenir su aparición realizando actividad física a diario y manteniendo un peso saludable.

¿Cómo se tratan las várices?

En general, las várices se tratan con cambios en el estilo de vida, aunque dependiendo del caso también es posible que el médico proponga alguna intervención médica.

Los cambios en el estilo de vida recomendados suelen ser:

  • Evitar estar de pie o sentado durante mucho tiempo.
  • Evitar cruzar las piernas al estar sentado.
  • Mantener las piernas elevadas cuando se está sentado, descansando o durmiendo.
  • Realizar actividad física regularmente para poner en movimiento las piernas y mejorar el tono muscular.
  • Mantener un peso saludable.

Algunos procedimientos médicos como escleroterapia, cirugía láser y ablación endovenosa pueden ser necesarios en los casos más agudos.

Adicionalmente, se pueden utilizar vendas elásticas para contener la zona y mejorar la circulación. Las vendas comprimen y estimulan el retorno venoso, y en el caso de que haya úlceras también ayudan a la cicatrización.

Cómo trabajan las vendas elásticas D.E.M.A.

El uso de vendas elásticas para el tratamiento de várices en las piernas es habitual, ya que las vendas contienen la zona y favorecen la irrigación sanguínea, aliviando el malestar y previniendo la formación de úlceras.

Las vendas D.E.M.A. están confeccionadas en tela de algodón y elastómero para lograr una mayor sujeción. Se ajustan mediante un abrojo que mantiene el nivel de tensión durante su uso cotidiano, y existen dos versiones: livianas y reforzadas.

Las vendas livianas tienen un mayor porcentaje de algodón y están indicadas para los casos de arañitas varicosas, várices de tamaño moderado, o personas con predisposición que quieran prevenir la hinchazón.

Las vendas reforzadas se utilizan para los casos agudos en los que pueda haber complicaciones, dolor, o úlceras. En este caso es recomendable verificar con el médico antes de utilizarlas.


Cualquiera de nuestras vendas puede conseguirse a través de los distribuidores oficiales D.E.M.A. en todo el país. Si necesitás una, buscá en el mapa un distribuidor cercano a tu ubicación y ponete en contacto a través del enlace debajo.

¿Dónde conseguir mi venda elástica D.E.M.A.?

Los contenidos de este sitio no constituyen opinión médica, ni reemplazan una consulta con un profesional de la salud. Ante cualquier duda, póngase en contacto con su médico.

Etiquetas: Salud y bienestar, várices, vendas